Tipos de instalaciones solares

Instalaciones con conexión a Red

AUTOCONSUMO

Son instalaciones fotovoltaicas diseñadas para reducir los costes energéticos de la factura eléctrica de un consumidor, o empresa, y que además, permite mantener ese coste productivo independiente de las fluctuaciones del mercado energético y sus futuras subidas, contando con el apoyo de la Red de Distribución para los momentos que en no cubran su demanda de energía con la generación fotovoltaica.

En función de que exista un excedente de energía producida y se vierta o no a la Red de Distribución, podemos tener 2 tipos de instalación:


Autoconsumo sin vertido a Red

En este tipo de instalaciones, no se vierte nada de la energía generada a la Red de Distribución, de modo que hay un elemento que analiza la energía generada por el campo FV y el inversor y la compara con la demanda de energía del consumidos, de manera que:

  • El inversor produce sólo la energía que demanda el consumo, evitando así la inyección de excedentes a la red eléctrica.
  • Para garantizar la “no inyección”, se asegura una corriente mínima desde la red hacia las cargas.
  • Si la producción fotovoltaica es insuficiente, la red aportará la energía necesaria para satisfacer las necesidades energéticas.

Autoconsumo con vertido a Red

Las instalaciones solares fotovoltaicas con vertido a red, no tienen una limitación en cuanto a que pueden generar más energía que la que demandan en cada instante, de modo que puede verter la energía a la Red de Distribución y venderla al precio de pool, de mercado.

Podría parecer una solución más interesante, pero los trámites para su legalización son mucho más complejos.

Instalaciones sin conexión a Red

AISLADAS

Una instalación solar fotovoltaica aislada es un sistema de generación de corriente sin conexión a la red eléctrica que proporciona al propietario energía procedente de un recurso renovable como es el sol.

En general, requiere de baterías para el almacenamiento de la energía fotovoltaica poder utilizarla en los periodos del día sin sol.

Estas instalaciones fotovoltaicas aisladas están principalmente pensadas para lugares donde no existe conexión con la red eléctrica, especialmente en las zonas rurales remotas.

Una instalación FV aislada se debe dimensionar a la medida de las necesidades del cliente, haciendo especial hincapié en el consumo de energía que tenga, su estrategia de uso (horas, días, fin de semana,…) y en su localización.

Las principales aplicaciones de la fotovoltaica aislada son:

  • Electrificación rural: bombeo de agua, regadío....
  • Alumbrado y señales de advertencia, semáforos, etc.
  • Torres de telecomunicaciones, antenas aisladas y de acceso remoto

¿Quiere saber más sobre la energía solar?

Llame al +34 948 236 658 o búsquenos en: